Huelen tus besos como huele el trigo.

. Celebra que llegó el verano. Días repletos de sol y noches llenas de estrellas. Aprovecha esa obligación que tienes de no hacer nada e imponte todo el día para llevarla a cabo. Deja que la situación… te domine. . . Felices días de vacaciones. . . Título de hoy extraído de un poema de Federico…

Mantenerse vivo.

. Para romper las normas, primero hay que conocerlas bien. Imponemos reglas a los demás y excepciones para nosotros mismos olvidándonos precisamente, que las normas y las reglas están para incumplirlas, de ahí vienen las excepciones que lo confirman. De ahí viene la excepción que confirma la regla. . . . . .  

Si se razona no se puede volar

. Cuando pude darme cuenta de la inmensa intensidad de sus ganas, supe de verdad, que para dejarse llevar y poder volar ya no hacía falta tener alas… . . . . .

Cambio de carril.

. — ¿Será eso, verdad? — ¿El qué? —dijo ella. — No sé. Esa sensación que tengo de estar toda mi vida conduciendo por una carretera totalmente recta. Una carretera flanqueada por dos líneas continuas que me impiden cambiar de carril. — Es cierto que es mucho más divertido conducir por una carretera con curvas, aunque…

Del verbo: Tactar

. ¿Cúal sería el verbo que definiría el tacto? ¿Yo te tacto, tú me tactas, nosotros nos tactamos…? . . Hoy no te toco pero… . . . .

Composición

. La composición es una de las partes fundamentales del arte. Concretamente la composición en las artes visuales son actividades propias del ser humano, mediante las cuales se satisfacen ciertas necesidades estéticas y prácticas.  Mi percepción visual sobre tus sinuosas caderas, es el medio idóneo que me brindas para sumergirme en un circuito de curvas…

Sinuosa / mente.

. La vida sin problemas sería como conducir por una carretera sin curvas. Al principio te parece francamente cómoda, pero a la larga te acaba aburriendo. Entonces detienes el coche en un motel de carretera, te tomas unas copas y comienzas a verlo todo menos nítido, más borroso, con unas sinuosas curvas que no requieren…

Crisis emocional.

. Dicen que las crisis emocionales se identifican por la imposibilidad de reaccionar cuando algo en nuestra vida nos sorprende. Es tanta la incomprensión que habita en nosotros que nos quedamos prácticamente inmóviles. Quizá sea un acto de autodefensa. Después de eso llega el caos mental. Una incertidumbre. Comenzamos a tomar algunas decisiones, comenzamos a…

Si tu me dices ven…

. Si tu me dices ven… Cierro ahora mismo el negocio. Me voy a casa. Me afeito. Me ducho. Preparo la maleta. Me visto. Pido un taxi. Voy a la estación de Sants. Compro un billete. Tomo el tren. Me planto en tu ciudad.      Y… Y… Y… Por cierto… ¿Dónde vives…? . ….

Cosas que hacer por la mañana.

. — Notas Mentales — . ✓ Ver amanecer desde la terraza de tu dormitorio. ✓ Hacer el amor hasta que el sol te ciegue los ojos. ✓ Invitar a portarse mal. ✓ No mantener la calma por nada del mundo. ✓ Tener un estado mental totalmente alborotado. ✓ Aplicar lujuria y deseo a partes…

Enredarse sutilmente.

. No intentes huir. —Eso es imposible. Atrapado con una telaraña de sensaciones lujuriosas me deleito poco antes de ser devorado cual devoto de un ritual inimaginable. Me dejo llevar e incluso participo de este juego que me envuelve y me seduce, aunque sepa de antemano cuál será mi final. Cierra los ojos y no…

Nadar para morir en la orilla.

. Piénsalo. Tal vez sólo eres un viajero que va volando a bordo de un barco. Un viajero que navega en un inmenso cielo surcando un tiempo irremediablemente finito. …entonces… ¿Por qué volar cuando puedes flotar? ¿Para qué nadar si tú tienes alas? . .   . .

Lo que hoy siente tu corazón…

. No quiero convertirme en un abstemio. El Sr. Bierce lo definía como “Persona débil que cae en la tentación de negarse a sí misma un placer”. Cuando crees que el tiempo te ha enfriado la sangre y que ya no tienes derecho a disfrutar de los placeres más cercanos, más humanos, es el momento…

Déjame sueltas las manos.

. Deja que mis dedos corran  por los caminos de tu cuerpo. Ay, tú no sabes lo que es esto! Es la tempestad de mis sentidos doblegando la selva sensible de mis nervios.  Es la carne que grita con sus ardientes lenguas!  Es el incendio!  No es amor, es deseo que se agosta y se…

La complicidad

. Ser cómplices: Llegar a un punto en que no hacen falta las palabras para yo saber qué es lo que quiere y exactamente como lo quiere y mantenerme en ese estado en el que ella sabe lo que quiero y además exactamente como lo quiero. . Existe entre nosotros algo mejor que el amor: la…

La fotografía

-reedición de 2013- la fotografía tiene algo mágico y especial. Entre otras cosas te permite a través del visor de tu cámara, elegir el momento exacto para congelar la vida, pero lo más fascinante es la posibilidad de ver el mundo de una manera totalmente diferente, aproximándote la realidad a tu antojo y deleitándote a…

En tercera persona.

-Reedición…   Quisiera contarte una cosa. —Dime amigo mío, soy todo oídos. Me siento vacío. Por momentos parece que nada de nada tenga sentido. Me levanto todas las mañanas sin ganas de vivir. Creo que al final lo mejor será quitarme la vida, pero aún no sé de qué manera lo voy a hacer. No…

Mis operaciones matemáticas.

-Hoy hace una año escribía… Entre el punto y la coma abro un paréntesis y es ahí donde doy cabida a mis corchetes, a mis cuadradillos, mis arrobas, mis sumas y mis restas. Nunca había dividido tan poco y multiplicado tanto, pues es contigo, fraccionando en mi cerebro la imagen que tengo de ti, es…

Cae la Noche.

-Reedición- Cae la noche y nuestros sueños se entremezclan con las ganas. Se apagan las luces. Se encienden todas y cada una de las esperanzas dispuestas en fila para ser disfrutadas y compartidas. Cae la noche.  Dos cuerpos se entrelazan. Dos luces se encienden. Un org….                  …

Es difícil no imaginarte.

– Reedición – . Hay algo realmente mucho más importante que la lógica y se llama imaginación. ( Alfred Hitchcock ) . Que placer más excitante me ha resultado imaginarte incluso mucho tiempo antes de conocerte. No creas que me ha resultado difícil. Todo lo contrario. Ahora que has entrado en mi cerebro, en mi casa, en…

Aquietada/mente

. Hay situaciones tan y tan excitantes que acaban por aquietar desesperadamente las neuronas que aún siguen con vida después del alboroto. Hay situaciones tan y tan calmadas que acaban por derramar mil y una sensaciones que parecían eterna y deliberadamente dormidas. . Y hay otras situaciones… imposibles de describir. . . . . .

Polaroid

. Para qué voy a engañarte, me gusta observar. Hasta me atrevería a decir ahora, a estas alturas, que incluso ser observado. Quizá es porque me encanta la fotografía, quizá por recordar ese morbo que provocaba la Polaroid esperando el revelado instantáneo… . Tal vez simplemente es… porque me gusta mirarte. . . . .

Carencias.

. Algunas veces caemos en la trampa de anteponer el físico a la materia. Creemos que no vamos a gustar, o que NO vamos a provocar lo suficiente esos estímulos que anhelamos poner en guardia. Creemos, creemos, creemos… . Hasta que suplimos nuestras carencias, con un beso. . . . . .

Te busco

. Te busco entre la gente, te busco para perderme en tu mirada, te busco para volver a abandonarme entre tu ombligo… te busco para olvidarme de mí mismo. Te busco llena de todos los colores para tomarte entre mis manos y soplar… soplar pidiéndole a mí cerebro que me conceda un deseo. Tu deseo….

La zona de confort

. Siempre que me encuentro esperando en la terminal de un aeropuerto o en la sala de espera de una estación, dedico parte de mi tiempo a observar todo aquello que me rodea. Pienso en las personas que están esperando igual que yo. Intuyo donde van o a quien esperan. Imagino que dirán a su…

Hoy no te toco… sólo te tacto

Mi cerebro quiere recordar, adaptar, revivir esos momentos… Tienes una particularidad muy especial, una que abrasa, que quema, que suple, que llena… que rompe todos y cada uno de mis esquemas. ¿Qué haces conmigo? Me muestras tu tatuaje, haces que se mueva, que revolotee, que cobre vida sobre tu piel. ¿Por qué me haces esto?…

Me olvido del tiempo.

. Me olvido del tiempo, me olvido de cosas que no sucedieron y aprovecho este lapsus para imaginar otra historia, otra bonita historia. Me sumerjo, me meto, me pierdo en ella. Te tengo ganas, tengo ganas de apretar cada segundo que pasa, comprimirlo, exprimirlo, tengo ganas de aprovecharte, de seducirte. ¿Y luego qué… Cómo será…

Me has atrapado, lo confieso.

. Tengo que ahogar mis suspiros imaginando que están tapados por tus labios, o lamiendo con suavidad la yema de tus dedos. La tinta fluye del plumín con tal intensidad que mi cerebro va más rápido pensando que mis dedos escribiendo. Cierro los ojos y siento que sigo anotando palabras, ya leeré lo que escribo…