Si me pierdo, búscame…

Chelo Puente, nos deja este fantástico relato, que gira entorno a la necesidad de su espacio vital…. apetecible.

Mientras caminaba, su silueta se reflejaba en los escaparates. Era una mañana fría de otoño, casi de invierno, como eran los otoños allí, así que se ajustó el cinturón de su abrigo color camel, aquel que tanto le gustaba y con el que se sentía tan a gusto, para quedar envuelta en la calidez del cashmere; estiró sus guantes de piel marrón, se anudó la bufanda de cuadros para protegerse el cuello, y se puso el gorro que dejaba ver un trozo de su corta melena. Ahora se encontraba mucho mejor, ahora se sentía resguardada de esa brisa fría.

Tomarse esos días libres había sido una decisión repentida, poco reflexionada, inusual en ella, pero había sentido esa necesidad. Las ansias de perderse o la necesidad de encontrarse, no sabía muy bien lo que había sido. Ahora con Internet era sencillo organizarse una escapada, y aquella misma noche, en un momento compró los billetes de avión e hizo la reserva en aquel hotel de la Rue de Sevres, que le gustaba porque estaba en una zona agradable y cercana a los sitios por los que deseba pasear.

Llevaba ya dos días allí y esa mañana iba sin rumbo, sin un destino cierto, cuando pensó que era una buena hora para callejear hasta la Place des Vosges y visitar la pequeña tienda de antigüedades, donde aquel anciano reunía los más bellos objetos. Recordaba perfectamente la primera vez que visitó esa tienda, de éso hacía ya bastantes años, y de aquella visita aún conservaba con un cariño especial, una caja redonda de alabastro blanco. Después se dirigiría a la zona de Notre-Dame, entraría en la catedral y como siempre, se sentaría un tiempo a observar cada detalle de su interior. Quizá se quedara a comer en el bistrot que había allí en la plaza. Si iba temprano podría sentarse a comer en una de las mesas junto al ventanal, desde donde se veía una preciosa vista de la fachada de la catedral. Después iría a curiosear a los bouquinistes, donde seguro encontraría aquellas postales con fotos antiguas de París que tanto le gustaban. Tomaría café en alguno de los cafés de la zona y volvería al hotel a arreglarse… tenía entrada para la ópera.

Aún no sabía muy bien qué hacía allí esos días -y ya era viernes- aún no sabía qué hacía en París ella sola, qué buscaba, qué esperaba encontrar, qué iba a decidir… Mientras caminaba bajo una leve lluvia que había comenzado a caer, esa lluvia que hacía que todo brillara, recordó cuando le dijo a su marido que se iba a París.

– ¿Cuándo quieres que vayamos? – le había respondido él.

– No, Pablo, me voy yo sola, quiero ir yo sola.

– ¿Qué ocurre, María?,  ¿qué pasa en esa cabecita? – le había preguntado mientras le acariciaba la frente.

– ¿Recuerdas lo que te he dicho siempre? – le preguntó María.

– Sí… “si alguna vez me pierdo, búscame en París” – ¿estás perdida, María?.

– Quizá allí pueda encontrarme. Te compraré un bonito regalo – contestó con una leve sonrisa.

– Mi regalo será que desees volver.

Mientras iba pensando todo ésto, había llegado a los soportales de la Place de les Vosges y, parada delante del escaparate de la tienda de antigüedades, antes de entrar sacó su móvil del bolso y llamó a Pablo.

– ¿Crees que podrías arreglarlo para venirte mañana? – le preguntó.

– ¿Que ocurre, María? – se asustó Pablo.

– Que sólo deseo estar contigo.

– Organizo a los niños y te llamo para decirte a qué hora llego.

– Gracias, amor.

Entonces, empujó la puerta y recibió aquel “Bonjour, madame” con una amplia sonrisa de felicidad.

2011©Chl

Igual una música donde pidan que la busquen, sería ideal…quiere soñar contigo, llevarte al eden, ser tu mariposa, búscala entre la hierbabuena, quiere soñar contigo, la única que sabe cuidarte bien… reacciona y espabila…

Rosario/ Búscame

22 Comentarios Agrega el tuyo

  1. BANDOLERA dice:

    Me encanta, Chelo…. Un auténtico sueño. Me encanta. Sabes que a veces soy concisa, será porque en ese momento no tengo nada más que decir. Voy a disfrutarlo de nuevo…

  2. José Domínguez dice:

    Realmente bello este relato Chelo,como sacado de la vida misma y es que a uno le pasan tantas cosas por la coctelera, que necesitamso reivindicar nuestro derecho a tener ese espacio porque sin él nos perderiamos en las profundidades de nuestra azotea.
    Laurie una vez más la música (en esta ocasión de Rosario) pone el broche a tan genial relato.
    Gracias a los dos.

  3. Chelo dice:

    Bando, José, muchas gracias por vuestras palabras. Es cierto que hay ocasiones en que es necesaria una reivindicación de ese espacio vital, personal e intransferible, imprescindible para, como le ocurrió a María, decidir quedarse o huir. Lo demás, son sólo adornos, aunque París es un buen lugar para perderse o para encontrarse.
    Laurie, nuevamente gracias por traer este escrito que, creo que en la página no leyó casi nadie.
    La música, como siempre perfecta… perfecta esta canción de Rosario “Búscame” sobre todo cuando se desea ser encontrad@.

  4. Angelitapapafrita dice:

    “Erase una mujer que paseaba. Mientras lo hacía miraba los escaparates donde vivían muñecas de tamaño natural, perfectas, hermosas y artificiales. Observando ese extraño hábitat llegó a una conclusión: se había convertido en invisible. ¿Era traslúcida?. Los transeúntes pasaban sin mirarla, en su familia nadie la miraba y cuando su marido lo hacía, era para dirigirse a ella en tono de reproche o para descalificarla y ridiculizarla. Decidió seguir siendo etérea. Era lo mejor.
    Pero una mañana, al despertar de un corto e inquieto sueño, al ponerse ante el espejo se dijo: ¿esto soy yo?…no veo nada más que unos ojos vacíos de vida y unos labios marchitos. La luz estaba apagada.
    Decidió reclamar su antiguo esplendor y así lo hizo saber. En respuesta solo obtuvo un seco: “tu te has vuelto loca. Seguro que las memas de tus amiguitas te están llenando la cabeza de tonterías”.
    Pero, ¿que amigas?. Ella las había perdido a todas, las había ido dejando por un camino sinuoso y siniestro por el que nadie se atrevía a transitar.

    Siguió exigiendo su espacio, siguió pidiendo incesantemente.
    Un día cansado ya de tanta exigencia, él desapareció llevando consigo todas las lágrimas vertidas en diecisiete años de convivencia. Eran demasiado pesadas y dejaron su vida vacía. Se había acostumbrado a llevar esa pesada carga y de pronto, al sentirse liviana como una pluma mecida por el viento, al fin pudo volar. Un vuelo pausado, sereno en el que pudo recobrar su imagen.
    Cuando miraba los espejos y cristales de su mundo pequeño volvía a verse en ellos envuelta en una fina bruma, distorsionada, pero ella.
    Alguien más la pudo ver y así, poco a poco, esa neblina se fue disipando. Para completar esa transformación una tarde lluviosa tomaron juntos un avión. Él solo le dijo: te llevaré a un lugar donde los sueños se hacen realidad y donde renacen las flores. Vamos a la “Ville lumière” y yo, como si fuese un antiguo Luis XVI, haré de ti la luz del mundo, de mi mundo.
    Allí, en París, en la misma Tour Eiffel la hizo brillar más que todas las estrellas de un cielo bellísimo. Y aquí siguen, brillando brillando como un faro en una noche oscura, para que él no se pierda y para no extraviarse ella”.

    Angela Barragán Garrido.

    1. Laurie dice:

      Una cosita para y por si no lo sabes, Llumeta, soc un home minusvalid, mermado del corazón un tercio y este relato desgarrador me lo ha ido conpulgiendo a golpe de tecla una tras otra, una tras otra, menos mal que al final he podido respirar…. mucho y aliviado… y contento de ello te mando os mando unos besos gordos (como si no)

      1. Angelitapapafrita dice:

        Respira Cor, no te olvides de llenar los pulmones. Que nada malo de este mundo corte tu respiración, nunca. Que solo te deje sin aire ver como juegan al escondite el sol y el mar, como el viento mece las amapolas en el campo, las burbujas de una copa de cava que cosquillean en tu nariz, tu recorrido en el campo con 6 golpes bajo par…tanto y tantas cosas para dejarte sin aliento.
        Besos mil, LaurieMío.

    2. BANDOLERA dice:

      Precioso.
      Ojalá todas las historias acabaran así.
      ¿Podemos hacerlo?

      1. Angelitapapafrita dice:

        Bando, si que se puede. No dudes ni por un momento que en esta vida lo único que merece la pena es VIVIR, tropezando, cayendo de bruces, levantándose y avanzando. Mirando hacia delante e intentando no volver a tropezar. Si tropiezas de nuevo, vuelta a empezar.
        Que te quiero muchísimo pequeñaja, aunque tengamos el cuerpo y el alma rotos, siempre se pueden reconstruir con un pegamento a base de sueños, risas y besos.

        P.E.: hoy no se que me pasa. ¿Ciega de nostalgia?. ¿Me habré pasado con las pastillas?. ¿Sobredosis de torrijas?. ¡¡¡Vete tu a saber!!!.

    3. libe dice:

      Cómo me suena este discurso y cuánto cuesta volver a verse en color. Ahora ya sólo falta el viaje a Paris. Precioso relato, mi Angelita del Sur, para apoyar el de nuestra Dama. Gracias y besos pabajo.

    4. Chelo dice:

      Muy significativa la historia que nos has contado, Ángela, aunque yo hubiera preferido que ella no hubiera perdido nunca su luz, que nada o nadie se la apagara, que hubiera brillado siempre, que siempre hubiera visto su imagen en el espejo y le hubiera agradado contemplarla, pero claro, seguramente ésto sería sólo un sueño.

      1. Angelitapapafrita dice:

        Chelo, te pido disculpas por haber escrito mi relato aquí. No debí hacerlo pero por un momento, me vi en el.
        Tu narración es una maravilla, como todo lo que haces y escribes…como todo lo que vives Vendedora de Sueños. Te quiero mucho Chelo Cel.

        1. Chelo dice:

          Y yo a ti también te quiero, Ángela, pero, como no me acuerdo si te lo he dicho mientras me preparabas el fondo de armario ferial, te lo dejo también aquí… te quiero porque te quiero, porque me sale del alma, que decía la canción. Ah! y te mando una hartá de besos.

  5. Reme dice:

    Maravilloso. Adorable Pablo para mi. Adorable contestación: Mi regalo sera que desees volver.

    1. Chelo dice:

      Esa es la clave, Reme, y me alegra ver que lo has captado perfectamente. Lo importante no es el manido “quiero que vuelvas”, lo importante es el “quiero que TÚ desees volver”.

  6. libe dice:

    “Sólo deseo estar contigo”. Qué necesario es partir para poderse encontrar. Maravilloso minicuento con final feliz. Lástima que la realidad no siempre sea así, pero para eso tenemos los cuentos. Un besazo enorme, mi Chielo.

    1. Chelo dice:

      Exacto, Libe. En ese momento, María necesitó pararse, tomar distancia y decidir si quedarse o huir, y decidió quedarse al lado de Pablo, porque es lo que deseaba hacer en ese momento, pero también púdo haber decidido huir… realidad… ficción… ¿dónde está el límite que separa una de otra?
      Un beso grande. Me alegro mucho de volverte a ver, te eché de menos estos días 🙂

      1. libe dice:

        Yo también os echo de menos. Vivo sin vivir mí. Un beso enorme.

  7. Rafa/E9 dice:

    Precioso Chelo, que maravilla recordar sitios por las que has paseado repleto de felicidad y volver a ser feliz al hacerlo.

    No temas Chelo, ella ninca perdió la luz, nunca se difuminó (durante un tiempo, un filtro molesto no la dejaba ver la realidad y pensó que dicha realidad eran las sombras que contemplaba). El siempre la vió con su luz, la primera vez cuando con el cuerpo desgarrado luchaba por recuperarlo, la segunda cuando se le estaba desgarrando el alma, la tercera cuando con el alma desgarrada pero sin filtro empezaba a florecer y por último, cuando radiante y tras un salir del mar noctuno cogidos de la mano decidieron no soltarse más y recorrer la vida juntos.

  8. Laurie dice:

    si quieres que elimine el comentario y lo pase a relato propio, dimelo tu Angela, igual deberia tener su entrada como tal. un besete.

  9. Inmaculada Sánchez Fernández dice:

    Estoy demasiado cansada con los ojos destrozadillos. El escrito me come la retina paliativa así que sólo he escuchado la canción mientras que respiro para dormir tendida como aprendí de chica.

    Me restriego los ojo, buenas noches a todos y descansad también.

    Bssss…

  10. Inmaculada Sánchez Fernández dice:

    ¡ Qué preciosa historia !

    De novela antigüa bañada en lágrimas de felicidad que abrazaban a los personajes del libro porque ya eran de mi familia…

    ESTUPENDO, EL RELATO.

    ESTUPENDO, EL GRUPO.

    ESTUPENDOS, TODOS.

  11. Inmaculada Sánchez Fernández dice:

    Ah, se me olvidó poner -> Estupendo vídeo.

    Es que… estoy… ay… voy a dormir. Descansad también vosotros. Bss

Déjame un comentario... si te apetece.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s