En Resumen…

Angela Barragan nos presenta su relato: En resumen…

Ea!!!…que ya se acabó a Dios gracias. Punto y final a la Feria del Caballo 2011 y si no llega a acabar, juro que acaba ella conmigo.

Comenzó el pasado domingo 8 de mayo y aquí la menda la inició como está mandao, en los Madriles acompañada por MiChelo, MiCor y MiMayte – si Mayte, ya eres MiMayte-. Un auténtico lujazo. Esta parte merece por si sola una nota que estoy elaborando. Sigo con la Feria que me lío.

Lunes 9 de mayo.

Cojo el tren de vuelta a Jerez a las 12.30 del mediodía y estoy temprano en Atocha, que me conozco y me despisto. Estoy regular, se me han olvidado mis pastillicas y ya son dos días sin tomarlas. Eso se nota y mi organismo me envía señales de alarma, vamos que tengo lo que comúnmente se llama “el mono”. En el viaje lo paso regular, tiemblo de frío y de pronto me dan unos sudores terribles. Me duele la cabeza horrores y las piernas y las manos empiezan a hacer lo que les da la gana.

Menos mal que encuentro un par de calmantes en mi bolso y en cuanto entro en el tren me los tomo. Pasaré el resto del viaje grogi. Menos mal porque los asientos de mi derecha están ocupados por los primitos carnales de Chuki. Gracias a los calmante aguanto mis ganas de retorcer dos dulces y tiernos cuellos armados con voces chirriantes de violines desafinados, que berrean como posesos y juegan a la lucha libre en el pasillo central. De vez en cuando me sueltan alguna patada o algún tortazo pero yo, me siento generosa y drogada, muy volada vamos. El pequeño Chuki en un momento determinado me mira y me dice : “Eres mu fea”.

Por mi parte, busco mi mejor sonrisa e intento ignorar a la criatura pero el chiquillo es reincidente y un poco suicida.

Se me olvidaba comentar que los niños la están liando por falta de chuches.

Con una parsimonia digna de un perezoso saco de mi superbolso un paquete tamaño XXXXXL con todo tipo de delicias azucaradas. Estaban destinadas a mis criaturas pero…la carne es débil y mis ansias de venganza fuertes.

JEJEJEJEJE, mis carajadas malévolas resuenan por todo el vagón y rebotan de lado a lado.

Saco una piruleta con forma de corazón y me deleito en su delicioso sabor a cereza. Los niños me miran embelasados y noto como sus pequeñas y gritonas boquitas empiezan a salivar. JEJEJEJEJE.

Lamo la piruleta con glotonería entre exclamaciones de júbilo…Ummmm, ¡¡¡está deliciosa!!!.

El pequeño Chuki me pregunta con carusa mimosona:

-¿me das una?.

Jejejeje, te vas a enterar niño de los coj…estoooo…criatura parida por un troll apestoso.

-Pues va a ser que no. Ni piruletas, ni barritas de kinder, ni lacasitos, ni gominolas…no te doy, que para eso son MIS CHUCHES.

 Chuki y su hermana Chukita siguen poniendo carusas. No saben que la mua tiene un alma curtida en el noble arte del chantaje y que sus caritas y aleteos de pestañas, caídas de ojos de querubín y otros encantos infantocontagiosos literalmente ME LA TRAEN AL PAIRO.

Se va gestando mi venganza entre el crujido del envoltorio de una chocolatina y las pompas de un chicle con sabor a sandía. Abro un chupachups con sabor a victoria.

 -Andaaa, dame una chuche.¡¡¡ Mi padre siempre dice cuando me peleo con Chukita que hay que compartir!!!.

-Si, tu padre tiene razón. No hay que ser egoísta. Yo con mis niños y con mis hermanos lo comparto todo pero como tu no eres ni mi niño ni mi hermano pues no comparto contigo y esto ME LO COMO YO SOLA -aunque reviente como un triquitraque-.

-¡¡¡Mala!!!.

-Además de fea ¿soy mala?. Pues si, pero tengo chuches y tu ¡¡¡no!!!…jejeje -esto se pone cada vez más interante-. Miro hacia el lado y veo al padre de los angelitos alucinado y a la madre con cara de “tevoyaarrancarlacabezadecuajo”…ya ves tú, lo que me importará a mi en mi estado de semiinconsciencia… y empieza la auténtica fiesta.

-Señora ¿no le da vergüenza atormentar así a mis dos angelitos?- exclama la madre indignadísima.

-¿Tormento?. ¿Yo atormento a sus pequeños?. No señora, se equivoca. En cualquier caso la víctima soy yo que viajo a su lado.

La madrecoraje le exige a su marido que busque INMEDIATAMENTE cuatro asientos libres en otro vagón. No está dispuesta a que sus pequeños sufran por culpa de una maleducada devoradora de golosinas.

Él, con más miedo que vergüenza sale disparado en su búsqueda de “un lugar mejor”. Lo encuentra a una velocidad de vértigo.

 Dicho y hecho. Se traslada la familia al completo. Enfurruñados los críos, acojonado el papá, altiva y orgullosa la valiente mamá. Me despido de ellos sacandoles la lengua y con la satisfacción del deber cumplido, sin un ápice de remordimiento ni sentimiento de culpa.

 En la despedida observo mil caras de satisfacción a mi alrededor -mil no, exagero, éramos unos veinte en el vagón- rostros agradecidos por poder respirar un poco de paz después del viajecito.

Se acerca un chico y solo me dice: “Tía, tienes unos huevos como los del caballo de Espartero”. Me acuerdo de MiChelo y MiCor…me da la risa descontrolada lo que confirma a mis compañeros de viaje lo que sospechaban:que estoy FATAL DE LO MÍO.

El resto del viaje lo hacemos tranquilos. Algunos dormitan. Otros charlan amistosamente y en tono afable. Elevo una plegaria de agradecimiento por mis hijos. Rezo por esos padres que tienen que soportan la tiranía de unas criaturas tan hermosas como desagradables y así me quedo dormida, deseando llegar a casa para comerme a besos a mis pequeños y a Rafa.

2011© Angela

Como siempre fresco, descriptivo, alegre y entusiasta hasta en los más mínimos detalles. Es nuestra Ángela en estado puro, tal y como tuve el privilegio de conocerla. Un placer.

Joan Manuel Serrat/Esos locos bajitos

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Martuka dice:

    Angelita!!!! eres genial, un beso enorme y sigue siendo así.

    1. Angelitapapafrita dice:

      Martukaaaa…de criaturas y aperreos sabemos las dos “tela del telón”. Besazos a tus pequeños y achuchones a los mayores.

    2. Laurie dice:

      Cierto, es especialmente genial…

  2. chelopuente dice:

    Muy bueno Ángela, lo que todavía no sé si al llegar a tu destino te sacaron a hombros, porque menudo favor que les hiciste a tus compañeros de viaje. Ah! y el chico tenía razón…como los del caballo de Esparteros, jajajaja.

  3. Angelitapapafrita dice:

    Enfermero9, hombre sabio. He de reconocer que tenemos imán para los pequeños diablillos…tienes toda la razón, dos muñecos DIABÓLICOS!!!…JAJAJAJA.
    ¿Ves Cor?, ya casi se me ha pasado, ya sonrío y me carcajeo hasta de mi sombra.

    Gracias, gracias por estar ahí. Gracias por ser como eres y por esos 1116 kilómetros que no son nada y esas horas juntos los cuatro, que fueron y suponen tanto.

    La canción es la sonata perfecta para el final de un día extraño. ¡Ay esos locos bajitos que me traen de cabeza!.
    Besos y mis mejores deseos, como si fuese un nuevo año cualquiera.

  4. enfermero9 dice:

    La canción una maravilla, pero los del tren más que locos bajitos eran enanos cabrones.

Déjame un comentario... si te apetece.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s