…en espiral.

.

.

.

Qué hacer cuando sientes que has ido rodando escaleras abajo en caída libre…? Qué hacer cuando esas escaleras no tienen descansillo en cada piso…?
Llegar abajo, rodando o… a trompicones, que más da…
Ahora estaré un tiempo en el que me dolerá todo mi cuerpo, en el que recordaré cada uno de esos treita y tres pisos que bajé de golpe, en el que me quedaré sentado ahí abajo… maltrecho, herido, pero con la firme convicción, de que volveré a subir, despacio, y mirando por cada una de las ventanas que me encuentre en el camino.
Mientras iba cayendo, veía imágenes, veía pasar gente, veía a familiares y “amigos”, lo veía todo como a cámara lenta, pero lejos de encontrar un sitio donde agarrarme, encontre muchas zancadillas a mi paso que hicieron la caída mucho más dolorosa.
Es curiosa esta vida porque puedes aprender muchas cosas de ella, incluso aprendes a caer con dignidad, incluso llegas a hacerlo con soltura. Cuando repites algo muchas veces seguidas, aprendes rápido, muy rápido.
Noto que me quedan muy pocos escalones para llegar al último rellano, a la planta más baja, al final. Amortigua la caída libre una mano amiga que me frena, que me hace de cojín, que aguanta mi peso al caer, que me dice que no me preocupe que me esperará abajo para ayudarme a subir, que tiene una pomada para mis heridas que se llama amistad.
Hay gente que no entiende esa palabra tan sencilla, tan bonita, esa relación, esa preocupación por la otra persona, ese no dar todo por hecho, la sensación que te produce pensar que cuando llegues abajo, cuando te des el último golpe, allí estará esperando… tu amigo…
No sé quien dijo una vez…Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.
Prometo reír muy pronto.
.
.
Què fer quan sents que has anat rodant escales avall en caiguda lliure …? Què fer quan aquestes escales no tenen replà a cada pis …?
Arribar a baix, rodant o… a batzegades tant se val…
Ara estaré un temps en què em farà mal tot el meu cos, en el que recordaré cada un d’aquests trenta-tres pisos que vaig baixar de cop, en el qual em quedaré assegut allà baix … malmès, ferit, però amb la ferma convicció, que tornaré a pujar, a poc a poc, i mirant per cadascuna de les finestres que em trobi en el camí.
Mentre anava caient, veia imatges, veia passar gent, veia a familiars i “amics”, ho veia tot com a càmera lenta, però lluny de trobar un lloc on agafar-me, vaig trobar moltes travetes al meu pas que van fer la caiguda molt més dolorosa.
És curiosa aquesta vida per que pots aprendre moltes coses d’ella, fins i tot aprens a caure amb dignitat, fins i tot arribes a fer-ho amb fluïdesa. Quan repeteixes quelcom moltes vegades seguides, aprens ràpid, molt ràpid.
Noto que em queden molt pocs esglaons per arribar a l’últim replà, a la planta més baixa, al final. Esmorteeix la caiguda lliure una mà amiga que em frena, que em fa de coixí, que aguanta el meu pes en caure, que em diu que no em preocupi que m’esperarà abaix per ajudar-me a pujar, que té una pomada per les ferides que es diu amistat.
Hi ha gent que no entén aquesta paraula tan senzilla, tan bonica, aquesta relació, aquesta preocupació per l’altra persona, aquest no donar tot per fet, la sensació que et produeix pensar que quan arribis a baix, quan et donis l’últim cop, allà hi serà esperant… el teu amic …
No sé qui va dir una vegada … Quan la vida et presenti raons per plorar, demostra-li que tens mil i una raons per riure.

Prometo riure molt aviat.

.
.
-josepaguilella-

.

.

Anuncios

14 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Josep dice:

      Precioso Vídeo… al final ya ves, todo se basa en círculos y espirales….

      Un beso en forma de espiral

  1. Inma Jiménez dice:

    Hola, después de mucho tiempo. ¿Sabes qué venía a mi mente mientras leía tus palabras? Pues aquel poema de Rudyard Kipling que Chelo puso en el FB y que tú pusiste un cachito en un recuadro muy bonito. ¿Te acuerdas?

    Cuando vayan mal las cosas,
    como a veces suelen ir,
    cuando ofrezca tu camino
    solo cuestas que subir ………
    …………..
    date un respiro, pero no claudiques.

    Desde ese día lo imprimí y lo pegué en la pared de mi oficina y lo llevo en mi mente casi todos los días.

    Yo no estoy en los mejores peldaños de mi vida; la mayoría de los días me veo más cerca de abajo que de arriba, pero siempre encuentro algo que me ayuda a mejorar, cosas como: ir al cine con amigos, leer algún libro olvidado en la estantería, un paseo aunque sea bajo la lluvia, una llamada de teléfono, un mensaje del FB, una foto de un viaje que aparece por arte de magia y me arranca bonitos recuerdos, pensar en un nuevo proyecto de trabajo, comprarme un vestido nuevo, unos zapatos de platafomas gigantes de los que se llevan ahora y pensar en la leche tremenda que me puedo pegar con ellos, la foto de unos primillos mellizos nuevos que tengo que son una delicia, hacer un bollo (humm, lo bien que huele !!!) …… es decir, dejarme llevar por esas pequeñas cosas que son una delicia y que son muuuuuchas.

    En la escalera de la vida hay momentos de llanto y caída, que nos sirven para tomar impulso hacia los otros que son de risa ascensión a los pisos más altos. Cada lágrima, cada golpe, cada magulladura se convertirá en risas, cosquillas y cicatrices que nos recuerden que la vida es eso, subir, caer, subir, caer y, lo más importante, VIVIR!!!!!

    Besotes

    1. Laurie dice:

      Gracias Inma.
      Sí, lo recuerdo perfectamente y lo tengo presente, hay que tenerlo presente. Me viene a la mente esos viejos edificios del Rabal de Barcelona, no sé si ahí en Madrid también ocurre sabes?

      Entras en un portal normalmente amplio, con unos techos altos, donde generalmente encuentras unas escaleras blancas de mármol y una barandilla de madera labrada que hace las delicias de quien se acerca a acariciarla. Hasta el primer o segundo piso, los escalones son anchos, cómodos e incluso al llegar al principal o primer piso tienen un descansillo en forma de banco de madera en un recodo de la escalera de subida, no hay ascensor por lo que la ascensión se hace lenta.
      A medida que subes los escalones van cambiando, la barandilla a la que te sujetas se hace más áspera y los escalones incómodos, pequeños y deformados. Subirlos uno a uno se hace pesado, pero subirlos de dos en dos es casi imposible.
      Según dice, -quien conozco- que vive ahí, te acostumbras, puede ser, pero el acostumbrarse seguramente no es la mejor opción.

      El subir día a día como rutina… con la mirada puesta sólo en los pies para no tropezar… puede que no sea suficiente.

      Un besoT, cuidaT.

      1. Inma Jiménez dice:

        Síiii, en Madrid también hay portales de esos, sobre todo en el Madrid de los Austrias, en el Madrid de Galdós. Crujen las escaleras de madera cuando las pisas al subir y esperas que salga un fantasma detrás de cualquier rincón a darte la bienvenida.

        Esos edificios son antiquísimos y las primeras plantas son las más bonitas y las más cómodas porque ahí vivían los señores adinerados, en las de arriba los criados, los que tenían que subir peldaño a peldaño para llegar a su casa, al igual que en su vida (acuérdate de Fortunata y Jacinta, ahí se ve bien reflejado). Fíjate, ahora es al revés, ahora todos queremos vivir en un ático!!!!.

        Pues bien Josep-Laurie, lo que está claro es que la vida es luchar y luchar y más luchar, y si uno se cansa de subir los peldaños altos y desgarrados lo que tiene que hacer es lo posible por quedarse en a vivir en los cómodos para él, en los bonitos. Quizás no se consiga nunca cambiar de peldaño, y nos quedemos donde estamos o todavía peor, pero por lo menos lo habremos intentado y en el camino del intento pondremos tesón, alegría, energía y, al final habremos hecho nuestro camino, recuerda aquellas bonitas palabras que hasta les pusieron música “caminante no hay camino, se hace el camino al andar”.

        Así que disfrutemos y encontremos cada uno nuestro camino.

        Besoooootes grandooootes.
        Inma

        1. Laurie dice:

          Un beso grande Inma, te espero por las Barcelonas de aquí algún día.

  2. Chelo Puente dice:

    Estoy de acuerdo con Javi Aguilella en que “caer es pasar de una posición superior a otra inferior” y es una pena que así sea, porque significa que el cambio ha sido negativo.
    Sin embargo, si se produce esa caída -evitable-, deberíamos ser mucho más cautos para detectar las trampas, sortear los obstáculos y esquivar las zancadillas, porque si no, corremos el riesgo de llegar al fondo tan maltrechos, que podríamos ser irrecuperables.
    Un buen escrito, Josep, aunque tristemente dramático.

    1. Laurie dice:

      Gracias.
      Tristemente dramático pero real Chelo, soy consciente de todo lo dicho pero siempre me tachan de no expresar lo que siento, pues ahí está. Siempre hay un punto de inflexión, una gota que colma el vaso, un punto de no retorno… y cuando digo ” Noto que me quedan muy pocos escalones para llegar al último rellano…” a eso me refiero, a que ya no puedo dar nada más, a que creo que ya hice todo lo que pude y no más.
      Me quedo leyendo.
      “ Aprendí que quien no te busca, no te extraña y quien no te extraña no te quiere… que el destino determine quién entra en tu vida pero tú decides quien se queda… que la verdad duele una sola vez y la mentira cada vez que la recuerdas. Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamás: las palabras, el tiempo y las oportunidades… por eso, valora a quien te valora y no trates como prioridad a quien te trata como una opción. ”

  3. brujjilla dice:

    Yo, prometo intentarlo….

    1. Laurie dice:

      Te cojo la palabra Bruji, debes intentarlo y conseguirlo.

  4. Caer es pasar de una posición superior a otra inferior.
    Si caes es porque has estado arriba.
    Despues de caer la vida te la opción de volver a elevarte. Eso es el atracctivo de existir. Si no, nada valdría la pena.
    un besset, cossinet.

    1. Laurie dice:

      Gracias. Al final todo se resume en saber caer con dignidad y en saber levantarte con una nueva experiencia adquirida. Sí, tienes toda la razón Javi, si no, nada valdría la pena.

Déjame un comentario... si te apetece.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s