Hoy vengo a despedirme…

Hoy, vengo sólo a despedirme de todos vosotros/as…

Ha sido un tiempo maravilloso el que he pasado con todos vosotros/as, amigos/as y conocidos/as, pero por lo visto, la vida y el tiempo, ponen las cosas en su sitio. Sin embargo parece que fue ayer cuando empezamos con toda la rodadura que supone todo este mundillo, mezcla de sentimientos, personas, papel e informática.

No quisiera despedirme sin antes agradeceros el tiempo que habéis dedicado a acercaros hasta mi, incluso a tocarme alguno de vosotros, sí, he sentido vuestro contacto alguna vez y también seguramente alguno de vosotros ha llegado a mojarme, –y no era precisamente un día de lluvia– y os querré siempre.

Bueno, ahora llega el momento de dar las gracias… gracias por acercaros, muchas gracias por dirigirme esas palabras bonitas de cuando en cuando, por entrar y salir constantemente, por comentar cosas aquí delante mío, por estar y venir de vez en cuando, en los momentos más difíciles, aunque como veis no han sido suficientes, pero de todas maneras muchísimas gracias por el esfuerzo que habéis hecho y el tiempo que me habéis dedicado mientras hemos podido estar juntos, mientras me han permitido estar con todos vosotros.

No sé donde me llevarán, nadie me ha dicho nada, pero imagino que a un sitio frío y solitario, seguramente descuartizarán mi cuerpo a trozos para poder aprovechar todo el material escondido en mi interior, dentro de nada, nadie se acordará de mi, por eso quería dejaros estas líneas, muchas gracias por haberlas leído, muchas gracias por conservarme en vuestras retinas.

Lo olvidaba, no lo puse en el encabezamiento de la nota, me llamo Leo, bueno me conocíais por el quiosco del Leo, hace años que me cerraron y ahora, –bueno ayer– el ayuntamiento me llevó a un desguace, creo que mi frío acero inoxidable acabará transformado en algún utensilio de cocina, o quizás ni siquiera, eso.

Un metálico beso.

Quiosco de prensa del Leo ✝ 1999-2011.

.

.

.

.

.

Anuncios

19 Comentarios Agrega el tuyo

  1. murimar dice:

    Siempre he pensado que los objetos tenían su propia vida. Cuando era niña y adolescente cerraba la ventana del portal como si la acostara a dormir y le daba las buenas noches. Es lo que me ha hecho recordar tu entrada y el adiós del quiosco. En el fondo todas las cosas forman parte de nosotros, ¡verdad!. Me he puesto ñoña, lo siento, me voy.

    1. Josep dice:

      Vaya lo siento…!

      Un beso quita ñoñas.

      1. murimar dice:

        No, si no es grave, solo que me pongo ñoña y podría escribir evocaciones, no sé como definirlas, entre etéreas y estúpidas, bueno mí mundo, y estamos para pasarlo bien. Esas cosas las dejo para mí mundo. Cuando un texto es capaz de sacarte de la realidad es que tiene un gran valor y este tuyo lo tiene. Un abrazo desde la realidad. 😛

  2. alterfines dice:

    Luego soy yo el que engaña, tima y seduce para dar una voltereta final, ¿no, pedazo de trozo de…?

    Lo cierto es que a los quioscos les tocará también “pasar a la reserva”, como sitios que son de otra época: los periódicos de hoy, que me cuentan lo que sucedió ayer, no pueden ser la prensa del mañana…

    Un abrazo (con el cierre a media asta)

    1. Josep dice:

      Ya te digo…! Y yo como notario doy fe…!

      No son sólo los quioscos, son los autónomos en general los que más estamos padeciendo esta crisis de mala manera…

      Un acento,

      perdón quiero decir un beso.

  3. femeniname dice:

    Bueno, todos nos tenemos que ir, pero será más tarde que pronto :-). Besos casi de cena, estoy en un curso y no tengo tiempo de na de na… pero busco un hueco para leerte, eh??

    1. Josep dice:

      Y yo que lo noto… y te lo agradezco enormemente.

      ains…!

      Besos de los de miércoles con acento.

  4. femeniname dice:

    Cómo eres!! Qué susto, creí que nos decías adiós y entonces la pena por el cierre del kiosco ha sido menor. Yo vengo de familia de comercio pequeño, autónomos… Y da muchísima pena tener que cerrar algo donde has vivido. Pero cuando se cierra una puerta, se abren otras, distintas eso sí…

    1. Josep dice:

      El problema es que cada vez quedan menos puertas para abrir…

      No te preocupes, el día que me vaya (que ocurrirá) casi, casi ni te enterarás…

      besos de los de ir pensando en la merienda. ains…!

  5. chelopuente dice:

    Una tristeza más.
    Cada vez que algún sitio cercano cierra es como si nos cerraran el acceso a una parte de nuestras vidas.
    Hay noches que -en el silencio- aún noto que mi librería me echa de menos, aunque creo que no tanto como yo a ella 😦
    Bonito relato-reflexión, Josep.

    1. Josep dice:

      Quien estuvo allí sabe perfectamente el por que de que la eches de menos. Era un gran sitio, un sitio precioso.

      Besetes.

  6. Adwoa dice:

    Hace unos meses cerraron en Londres el bar donde solía ir cuando vivía allí. Cuando me lo dijeron me quede triste, como si se hubieran llevado una parte de mí. Y ahora, donde me echo unas risas con las amigas cuando vuelva de visita? 😦

    1. Josep dice:

      Somos cada vez más los autónomos con negocio cara al público los que lamentablemente tenemos que cerrar… es cierto hay cosas que se echan de menos…

      ..y mucho.

      besos tipo ingles.

  7. Ana azul dice:

    Joer me has asustado. Creía que te ibas del blog.
    Me encanta esa manera que tienes de darle vida a las cosas inertes. Yo también estoy convencida de que tienen vida, como los muñecos de Toy Story y que cuando están solos, todos los objetos se ponen a hablar y a sentir. Besos
    ana

    1. Josep dice:

      Pues no te negaré que sería fantástico que así fuera…

      Besos de los de martes justo antes del café… del segundo café.

      1. Ana azul dice:

        Me supongo que te referirás a que te gustaría que así fuera lo de que los objetos tengan vida y no que te vas del blog…

        1. Josep dice:

          Jajajajaja…

          Claro…!

          Un beso ya con el café tomado.

          1. Ana azul dice:

            Valeee, ¡que alivio!. Si algún día te haces el dormido, sin moverte para nada, quédate escuchando, y verás las conversaciones que se traen tu cafetera y la taza que ahora mismo estas usando… je,je,je
            Besicos con otro café en la mano
            Ana

Déjame un comentario... si te apetece.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s