Él era un auténtico príncipe azul

. …más estirado y puesto que un maniquí, que habitaba un palacio como el de Sissí y salía en las revistas del corazón, que cuando tomaba dos copas de más la emprendía a romper maleficios a besos. Más de una vez, con anterioridad, tuvo Su Alteza problemas por eso. Un reflejo que a la luna se le escapó, en la palma de un…