Jueves: Veinte del Dos del Catorce.

. El día que con sus nudillos golpeó en mi puerta… en la puerta del corazón dormido, desperté de golpe. La había cerrado totalmente a cal y canto. Tomé la decisión de tirar la llave. Demasiadas cosas flotando en mi cabeza. Momentos para el abismo. Para lo negro. Para olvidar… . …hasta que oí sus…