Domingo: Veinticuatro del Ocho del Catorce.

.

Transpirando instantes de esos inolvidables… Y también los pianos…!

.

.

.

.

olor a teclas de marfil