Hay dos cosas que me perturban de ti.

Cuando me encuentro en esa situación tan apetecible —como ahora mismo— en la que necesito recordarte, cierro los ojos y dibujo mentalmente la silueta de tus labios vestidos de rojo… …eso agita y perturba mi calma. . .