En el instante que…

.

.

Ahora que has entrado en mi cerebro, en mi casa, en mi cama… y en mi vida, déjame imaginar que no existe el pasado y nacimos el mismo instante en que nos conocimos.