Mejor así, sin palabras.

. . Hay miradas que recuerdo una y otra vez. Miradas que no decían nada, miradas que lo contaban todo. Ese rubor en tus mejillas haciendo que acabaras mirándote los pies. Ese rubor que a mi… siempre me ha excitado tanto. Miradas, las tuyas, que me dejan siempre sin palabras. . . . .