Si se razona no se puede volar

. Cuando pude darme cuenta de la inmensa intensidad de sus ganas, supe de verdad, que para dejarse llevar y poder volar ya no hacía falta tener alas… . . . . .