Y es que, de repente…

. Y es que, de repente, te das cuenta que lo que verdaderamente te gusta de ella es besar su sonrisa, y entonces sabes que nunca te arrepentirás de nada… …nada de lo que te hizo sonreír. . . . .

El niño que andaba de puntillas.

. Caminas de puntillas por el mundo todos los días hasta que de repente, te das cuenta de que ya no necesitas ir cogido de la mano de un adulto. Creces. Te haces mayor y es entonces cuando ves que la vida es sinónimo de vivir. . Un día te cruzas con alguien que te…

Las cosas simplemente, suceden.

. —Dime una cosa. ¿Debería poner una nota al pie de página que dijera algo así como… esta historia está basada en hechos reales? —Deja que sean tus lectores los que decidan que es verdad y que no de esta novela. Deja que busquen en su entorno a alguien que se asemeje a Raquel y…

Lugares donde perderse.

. Giré a la izquierda y la llevé hasta el muro del beso, ese en el que de lejos puedes ver dos bocas besándose apasionadamente y visto de cerca son fotografías anónimas que forman todo el mural. Allí, frente a la placa que explica quién y cuándo hizo la obra y su significado, la besé…

Volver a la realidad.

. Recoger los frutos de un alocado verano. Guardar los sentimientos, las inquietudes, los hallazgos y todas las experiencias acumuladas. Guardarlo todo a buen recaudo tal vez en el mejor lugar que puedas tener para ello… …tu corazón. . . . . .