Volver a la realidad.

. Recoger los frutos de un alocado verano. Guardar los sentimientos, las inquietudes, los hallazgos y todas las experiencias acumuladas. Guardarlo todo a buen recaudo tal vez en el mejor lugar que puedas tener para ello… …tu corazón. . . . . .