Y es que, de repente…

. Y es que, de repente, te das cuenta que lo que verdaderamente te gusta de ella es besar su sonrisa, y entonces sabes que nunca te arrepentirás de nada… …nada de lo que te hizo sonreír. . . . .