Café y fantasía.

. Atrás han quedado los días en que las yemas de mis dedos rozaban suavemente mi teclado imaginando quizá… imaginando tal vez que… o puede que no todo haya sido fruto de mi imaginación y simplemente se han dejado llevar por eso, por las ganas de transmitir una sensación. Por eso puede que sólo sea…