Llegó la hora de…

. Si me pusiera a valorar lo que me ha sucedido en los últimos quince años de mi vida, no habría esquina lo suficientemente afilada para darme cabezazos contra ella… …ahora mi mente pide relax. . . . .