Como en un concurso.

. Y aquí estamos de nuevo. Aquí estamos teniendo que tomar decisiones acertadas o no, pero decisiones al fin y al cabo. ¿A la tercera irá la vencida? Para demostrarme a mi mismo que no tengo supersticiones, elegiré esta vez la puerta amarilla… Sí, creo que la amarilla. . . . .