Fundido a negro…

Está a punto de empezar la función, esa que a diario hace años que se representa. Llegan esos temidos dos segundos en los que la sala se viste de negro y al llegar de nuevo la luz, la realidad inunda a los espectadores pero nadie se inmuta. A nadie le duele. Es uno más que…