Érase una vez…

Microcuento. Érase una vez… y otra vez, y otra vez. Y es que quizá a apostar por lo imposible nadie me gane. Tal vez a ilusionarme con un pequeño detalle tampoco, pero es que algunas veces, la felicidad no está fácilmente al alcance de tu mano pero la sientes cuando alguien te ofrece la suya….