Hoy mi deseo sería…

No, no es triste no tener todo el dinero que quisieras, lo verdaderamente triste es no tener deseos. Dicho esto, tienes dos opciones. Esperar a encontrar la lámpara maravillosa, frotarla y pedir uno o trabajarlo poco a poco, para que ese deseo algún día se haga realidad. Todo lo demás… Todo lo demás es relativo….