Instantes de felicidad.

No somos novios, ni tampoco amantes, ni seremos nunca esposos el uno del otro. Pero somos dos buenos amigos que le robamos al tiempo instantes de felicidad compartida. Solo eso. Todo eso. Y unos buenos días de un lunes de esos de los que el tiempo es… todo locura.