Sin ninguna duda.

Era el Sr. Carlyle el que decía… “Para disipar una duda, cualquiera que sea, se necesita una acción.” Ahora solo queda volver a lanzar un dardo sobre el mapa y que el destino despeje, de nuevo, cualquier duda.