En la cresta de la ola.

Colocarme. Colocarte. Colocarnos ambos en la cresta de la ola y mantenernos en ese punto durante unos largos minutos. Disfrutar como nunca del vaivén del mar y las palabras que se arrullan entre las olas. Volveremos, no te quepa duda y ese olor a sal junto con el calor del sol volverá a calentar nuestras…