Tres botones…

Dejó reposar su cabeza sobre mi hombro cuando notó mi mano izquierda que la acariciaba, y cerró sus grandes ojos negros al sentir que los dedos de mi otra mano, se abrían paso a través del espacio que deliberadamente había entre sus botones. La imaginación se convirtió en un juego táctil muy real… Se llenó…

Tres palabras…

Hay tres palabras, que tan solo conocemos tu y yo. Tres palabras que son la llave para abrir muchas puertas, que desbloquean la mente y las ganas. Tres palabras que te diría en caso de secuestro para que supieras que estoy vivo. Las mismas que te susurraría al oído si un día me reencarno en…