Los primeros sesenta días.

La próxima semana quiero hacer un resumen de lo que he aprendido en estos dos meses que llevo desde que comenzó el año y que tanto han cambiado mi vida. Y quiero abrir una serie de monólogos ya sabes, de esos, que empiecen diciendo algo así como… Contigo aprendí… Porque 60 días dan para muchas…

Sin campanas de fondo…

“No llegaste a mi vida, ni yo arribé a la tuya, sino que veníamos caminando desde lados contrarios y nos topamos de frente, para reconstruir el círculo que habíamos olvidado…” . . Llega un momento o una situación en tu vida, en la que crees que ya no podrás volver a confiar en las personas….

Las consecuencias…

Encontrar la paz mental, la satisfacción sexual, el equilibrio emocional y la libertad intelectual se llama calma y me ha costado muchas tormentas obtenerla…  Pensar en alguien sin llegar a pensar en las consecuencias, eso es bonito. Y unos buenos días de un sábado con acento.  

Amar…

“Me encantaría llegar a ser algún día la cucharilla de tu café, la que remueve el azúcar del fondo y te endulza la vida, la que hace que tu mundo gire y dé vueltas haciendo de la monotonía el divertimento, y del acto de tomar un sorbo… todo un placer.” Me encantaría… Y que tengáis…

La censura…

Es curiosa la intrusión que quieren tener en tu vida los humanos. Si escribes “loquesea” se asocia a que te acaba de ocurrir a ti. Si es sobre algo gris y/o triste es porque estás mal. Si es algo romántico, es que estás enamorado hasta las trancas. Si es algo erótico, que solo piensas en…

A sed de piel.

Cuando bebas agua, recuerda la fuente. Dice un proverbio Chino. En esta vida crees que ya lo has visto todo, pero no es así y un día te encuentras con una fuente que a diario calma tu sed, que te regala día a día, gota a gota, ese torrente de emociones que te colman por…